De Patria a colonia, sin escalas

Los primeros diez días de gobierno de la Alianza Cambiemos, fueron ya suficientes para saber hacia donde marcha el país.
Nombramiento de Ministros de la Corte por decreto, con la complicidad y obsecuencia de la conducción radical, medios hegemónicos y hasta el propio Lorenzetti; brutal transferencia de riqueza de quienes menos tienen hacia la oligarquía agropecuaria y empresaria; devaluación del 40% con el consiguiente aumento de precios y depreciación de los salarios, las jubilaciones, de la AUH y de todo ingreso en los sectores de menores recursos, fueron sólo algunas de las primeras medidas de un gobierno que ya se mostró dispuesto a avasallar la justicia en la persona de la Procuradora Gils Garbó o de la fiscal Fein, ya desplazada en la causa Nissman.
Si no se respetan las instituciones de la República, ni la Constitución Nacional, si Macri tiene Ministros como el cordobés Aguad que afirma que una Ley no puede estar por sobre la voluntad del Presidente, mal podríamos esperar entonces que se respete la libertad de expresión y con ella la Ley de Medios.
Alguien dijo que la Argentina es hoy un país gobernado por sus propios dueños y no se equivoca; quizás le falte agregar que ese dueño es Magnetto, pero eso ni siquiera importa demasiado.
Lo que verdaderamente importa es lo otro, es saber el futuro que le aguarda a los trabajadores, a los adultos mayores, a los estudiantes y a esa maravillosa juventud a la que CFK les había mostrado de pronto que tenían Patria y que también eran titulares de derechos.
La semana pasada, por primera vez en doce años, nuevamente se pudieron observar los carros hidrantes de la Policía Federal, apostados ya listos para reprimir una manifestación popular absolutamente pacífica.
Endeudamiento y pago a los fondos buitre, son otras de las medidas anunciadas por este Gobierno que llegó al poder con la única propuesta del «cambio» y gracias a que el kirchnerismo, que incluyó a tantos, se olvidó de incluir a un sector que al final demostró ser mayoritario al alcanzar el 51%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *